La psicosis puede ser provocada por el sistema inmunológico

¿Difícil de creer? Pues este es un artículo  publicado el 8dic2016 en el sitio de la BBC. Y es que algunos pacientes internados en instituciones mentales por trastornos psicóticos -como esquizofrenia o desorden bipolar- podrían en realidad estar sufriendo un desorden inmunológico curable.

Eso es lo que asegura un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

Según el estudio publicado en la revista Lancet Psychiatry, uno de cada 11 casos de psicosis puede deberse a que los anticuerpos del paciente están atacando una parte de su circuito cerebral.

Este descubrimiento -uno de los más radicales y controvertidos de los últimos 20 años en el campo de la psiquiatría- ofrece nuevas perspectivas para el tratamiento de los desórdenes psicóticos.

Los científicos que creen que el sistema inmune puede causar depresión
Sarah Galloway, una británica de 25 años, es uno de estos casos.

La joven está ahora en proceso de recuperación, después de que su sistema inmunológico comenzara a atacar a su propio organismo.

Galloway estaba cursando el último año de la carrera de Química cuando todo empezó cambiar.

Orejas de conejo y patas de araña

“Mi deterioro se produjo en cuestión de días”, le dijo a la BBC.

En los casos de psicosis provocada por un mal funcionamiento del sistema inmunológico, éste ataca una zona del cerebro.

“Tenía alucinaciones en las que a mi cuerpo le salían orejas de conejo o patas de araña. Las podía ver, las podía sentir”, recuerda.

“Pensaba cosas extrañas como que alguien estaba tratando de matarme o que yo tenía que matar a alguien. Y muchas de esas ideas me impulsaron a hacerme daño a mí misma”.

Galloway fue internada con un diagnóstico de desorden bipolar y tratada con antipsicóticos.

Pero, un análisis de sangre fortuito mostró algo inusual en su sistema inmunológico.

Los anticuerpos están programados para defender nuestro cuerpo de invasores hostiles como por ejemplo los virus. Sin embargo, en el caso de Galloway, estaban atacando la superficie de las neuronas e interrumpiendo su funcionamiento.

Este descubrimiento le dio un vuelco a su tratamiento: los médicos le suministraron fármacos para suprimir su sistema inmunológico y Galloway empezó a mostrar una mejoría.

Avance emocionante

Belinda Lennox, psiquiatra clínica de la Universidad de Oxford y coautora de la investigación, cree que puede haber otros casos similares al de Sarah.

El descubrimiento abre la posibilidad de probar otra clase de tratamientos para las personas que sufren esquizofrenia o desorden bipolar.
Como parte de su investigación, tomó muestras de sangre de 228 pacientes que por primera vez desarrollaron psicosis.

La evidencia más contundente fue de anticuerpos que atacan a los llamados receptores NMDA, que ayudan a las neuronas a comunicarse entre sí.

Estos anticuerpos fueron hallados en Galloway y aparecieron en el 3% de las muestras.

“Creo que este es un avance muy emocionante para la psiquiatría en general, y cada psiquiatra y cada paciente con psicosis necesita estar consciente de esto”, le dijo Lennox a la BBC.

Polémica

Sin embargo, este descubrimiento no está exento de controversia.

El sistema inmunológico ataca al cerebro en la encefalitis autoinmune y, en este desorden, también está involucrado el receptor NMDA.

“Sin embargo, la gran mayoría de los pacientes desarrollan otros síntomas, como por ejemplo convulsiones o movimientos anormales”, señaló Josep Dalmau, investigador de la Universidad de Barcelona, quien hizo el descubrimiento clave para entender la encefalitis autoinmune.

“Esto es lo que generalmente permite hacer el diagnóstico a los médicos. Por eso creo que la posibilidad de que pacientes que están en una institución psiquiátrica por un desorden psicótico bien establecido hace meses o años tengan estos anticuerpos, es muy baja”, añadió.

Actualmente, se están llevando a cabo ensayos clínicos para determinar si este novedoso campo de la inmunopsiquiatría puede beneficiar a los pacientes.

Fuente BBC

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *